La VI edición de los premios MonoVino 2019, el concurso de los mejores monovarietales españoles, ha premiado a dos referencias de Bodegas Vegamar, el Vegamar Dulce y el Huella de Syrah, ambos de la cosecha 2018. El Dulce de Vegamar logra estar en lo más alto por tercer año consecutivo, si bien en esta ocasión toca el techo con un Gran Oro, la más alta distinción del certamen.

Elaborado con moscatel de Alejandría en los viñedos que la bodega tiene en las mesetas de Calles, en el Alto Turia de la DOP Valencia, el Vegamar Dulce se está consolidando como unos de los mejores blancos dulces de nuestro país a pesar de su corta vida.

El otro oro fue para Huella de Syrah 2018, elaborado con esta variedad de origen francés que la propiedad de Vegamar tiene plantada desde hace casi un cuarto de siglo en Calles. Es una variedad tinta muy reconocida internacionalmente y que también viene de recoger premios, en este caso en Mundus Vini, el certamen más importante de los que se celebran en Alemania.

La cata final de MonoVino, que solo valora los vinos monovarietales, de decir, elaborados con una única variedad de uva, se realizó con 152 vinos que habían pasado todas las cribas previas, destacando los organizadores y el jurado de enólogos, sumilleres y periodistas, la progresiva mejoría de los vinos que se presentan y el aumento de la competencia consiguiente.

 

2615781b-2cb0-454d-93eb-7a99fa8b885e

facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Comments are closed.